Contra los Dioses

No puedo evitarlo
En ese momento, Xiao Che estaba vestido con un traje de boda rojo, y la habitación estaba cubierta con una tela roja con una inscripción que decía “doble felicidad”. La habitación había sido decorada personalmente por su abuelo, Xiao Lie, y su tía, Xiao Lingxi, la noche anterior. Su habitación se había transformado en una habitación de boda. La puerta se abrió de golpe, y una figura ligera y ágil entró rápidamente. Xiao Che se levantó inmediatamente y sonrió mientras gritaba, "Tía pequeña, ¿ya ha vuelto el abuelo?". Xiao Lingxi era la última hija de Xiao Lie. Ella era la tía más joven de Xiao Che, acababa de cumplir los quince años, siendo un año más joven que Xiao Che. Aunque ella era joven, era sumamente hermosa, y su fuerza profunda ya había entrado en el sexto nivel del Reino Profundo Elemental. No estaba nada mal, y era muy bien vista en el Clan Xiao. "Oh, querido Che, estás despierto". Una suave voz anunciaba la lenta entrada de Xiao Lie. Su cara se relajó un poco al ver que Xiao Che ya se había levantado de la cama. Detrás de él entraron dos personas, uno era su amo de llaves Xiao Hong, y el otro era el médico número uno de la Ciudad de las Nubes Flotantes, el Doctor Situ. "Es bueno que hayas despertado, y tu cara no se ve tan mal, pero deja que el Doctor Situ te revise. Hoy es el día de tu boda, no podemos permitir el más mínimo error. Doctor Situ, por favor, adelante". Xiao Lie se hizo a un lado mientras hablaba. El Doctor Situ colocó el maletín que llevaba en su mano sobre la mesa, luego se sentó frente a Xiao Che y le tomó el pulso con el dedo durante un rato. "Maestro Situ, ¿cómo está la salud de Xiao Che? ¿Es grave?", preguntó Xiao Lingxi muy preocupada, con un miedo nervioso grabado en su cara. Xiao Lie miraba al Doctor Situ fijamente, y aunque no hablaba, tenía una mirada seria y pensativa... ¿Cómo no pensar que el repentino colapso de Xiao Che no era normal? Sin embargo, el Doctor Situ se levantó lentamente y sonrió ligeramente, "Anciano Xiao no necesita preocuparse, la condición física de su nieto es excelente. Este chico no está enfermo, no tiene ni el más mínimo resfriado. Tal vez su nieto se desmayó porque estaba tan nervioso y excitado que su sangre se le subió a la cabeza. Después de todo, su nieto se casará con la hija del Clan Xia, la belleza número uno en la Ciudad de las Nubes Flotantes. Ja, ja, ja". Aunque el Doctor Situ trató de ocultar su desprecio, sus palabras revelaron su desaprobación. Que una mujer talentosa se casara con un inútil sin futuro era realmente difícil de aceptar para alguien. "Es una gran noticia", Xiao Lie soltó un suspiro de alivio y asintió con la cabeza. "Debe ser duro para el Doctor Situ ser molestado tan temprano en la mañana. Xiao Hong, escolta al Doctor Situ a la sala de estar para que descanse". "No es necesario", respondió el doctor Situ con un movimiento de su mano y levantando su maletín agregó, "Ya que su nieto está bien, partiré, felicitaciones al Anciano Xiao, pronto dará la bienvenida a la Ciudad de las Nubes Flotantes a una excelente nuera, me pregunto cuánta gente debe envidiarlo ahora mismo, ja, ja. Adiós". "Recuerda venir a la boda para tomar una copa de vino. Viejo Hong, escolta al Doctor Situ hasta la salida". Tan pronto como el Doctor Situ se fue, Xiao Lie frunció el ceño, aún inseguro de qué preguntar. "Querido Che, ¿Tu cuerpo está realmente bien? ¿Hay algo que te resulte incómodo?". Anteriormente, cuando Xiao Che se había desmayado repentinamente, su temperatura corporal había caído en picada y su vitalidad se había desplomado, esto no podía ser el resultado de estar demasiado excitado. La actual condición de salud de Xiao Che parecía estar bien ahora, pero Xiao Lie aún no podía deshacerse de esa pequeña duda en lo profundo de su corazón. "Abuelo, no te preocupes, estoy realmente bien", dijo Xiao Che relajadamente. Mirando la expresión preocupada de Xiao Lie y su cabello completamente blanco por las canas, no podía evitar sentirse afligido. Había un total de cinco Ancianos en el Clan Xiao, y aunque Xiao Lie era el Quinto Anciano, era la persona más fuerte de todo el clan, habiendo entrado en el décimo nivel del Reino Profundo Espiritual hace ya cinco años. Ahora que había alcanzado incluso la cima del décimo nivel del Reino Profundo Espiritual, sólo necesitaba una oportunidad para atravesarlo y alcanzar el sueño de innumerables practicantes de fuerza profunda: el Reino Profundo Terrenal. Xiao Lie tenía tan sólo cincuenta y cinco años, y ya tenía la fuerza máxima del Reino Profundo Espiritual, pero su cabello ya se había tornado completamente blanco. Cada vez que veía uno de sus cabellos blancos, Xiao Che sentía amargura en su corazón. Nadie en toda la Ciudad de las Nubes Flotantes sabía la razón de las canas de mediana edad de Xiao Lie. Su único hijo, el padre de Xiao Che, Xiao Ying, fue llamado el genio número uno de la Ciudad de las Nubes Flotantes. A la corta edad de diecisiete años, irrumpió en el Reino Profundo Naciente. A los veinte, alcanzó el quinto nivel, y a los veintitrés años rompió a través del Reino Profundo Naciente y entró en el Reino Profundo Verdadero, impresionando a todos en la Ciudad de las Nubes Flotantes. Se convirtió en el orgullo del Clan Xiao, así como en el orgullo y la alegría de Xiao Lie. Todos coincidían en que cuando Xiao Ying llegara a la mediana edad, sería el mejor candidato para heredar el liderazgo del Clan Xiao. Pero desafortunadamente, quizás porque los cielos estaban celosos de su talento, sólo un mes después del nacimiento de Xiao Che, Xiao Ying fue asesinado. Ocurrió justo después de que Xiao Ying agotara la mitad de su fuerza salvando a la hija del clan Xia de un intento de asesinato. Su esposa, devastada por la pérdida de Xiao Ying, murió de tristeza poco después. Nueve meses más tarde, Xiao Lingxi nació, pero su madre, que también sufrió la pérdida de su hijo, murió de depresión un mes después de que Xiao Lingxi naciera. Nadie sabía cómo Xiao Lie vivió su vida los años posteriores a la muerte de su hijo y su esposa. Su pálido pelo blanco contenía una pena inconmensurable, odio y una profunda e indecible tristeza. Hasta el día de hoy, Xiao Lie todavía no había encontrado al asesino de su hijo. Más tarde, él puso todas sus esperanzas y deseos en Xiao Che... Pero el cruel hecho de que su nieto había nacido con las venas profundas dañadas, convirtió su vida nuevamente en una tragedia. Sin embargo, frente a este nieto sin esperanza, Xiao Lie nunca mostró la más mínima decepción o resentimiento. En lugar de eso, lo cuidó hasta el punto de casi malcriarlo. Porque en su opinión, el daño a sus venas profundas ya era una injusticia del destino, y lo último que merecía era la condena, la indiferencia y el ridículo. Más bien, debería ser tratado con más cuidado. Todos estos años, había estado tratando de encontrar una medicina que fuera capaz de reparar las venas profundas de Xiao Che, pero las venas profundas no eran algo que se pudiera reparar tan fácilmente. A pesar de haber crecido bajo la mirada indiferente e incluso burlona de los demás, Xiao Che se sentía afortunado por tener un abuelo así. Mirando el pelo blanco y pálido de Xiao Lie, los ojos de Xiao Che se agudizaron gradualmente... Ya que que los cielos me han dado la oportunidad de renacer, y también me han permitido conservar los recuerdos de mis dos vidas, aunque sea para hacer al abuelo un poco más feliz, ¡Viviré una gran vida! ¡No importa que mis venas estén rotas! Soy el sucesor de un santo médico, si encuentro las hierbas adecuadas, podré restaurar completamente mis venas profundas en tan sólo tres semanas. "Estás bien, es maravilloso oír eso". Viéndolo, Xiao Lie finalmente se tranquilizó. Mirando el brillante cielo, dijo, "Querido Che, la hora está cerca. Ve a hacer tus preparativos mientras yo voy a organizar el equipo de la boda... Oh claro, ¿Quieres montar a caballo o sentarte en el carruaje?". Si fuera el Xiao Che de ayer, definitivamente habría respondido "el carruaje". Aunque era el único nieto de un Anciano, sin ese estatus, se le podría llamar un inútil con una diferencia abismal entre él y Xia Qingyue. No había duda de que sufriría innumerables señalamientos y numerosas miradas de envidia y arrepentimiento en su camino nupcial hacia el Clan Xia. Uno podría imaginarse qué sentimientos aflorarían si se encontrara frente a emociones tan negativas. Xiao Che rió con una ligera sonrisa, "¡Por supuesto que voy a montar a caballo! No tienes que preocuparte por mí, abuelo. Xia Qingyue puede ser noble, pero ya está destinada a ser la nuera de nuestra familia Xiao. Me casaré con orgullo, dignidad y honor. No dejaré que te desprestigies". Hubo un retraso en la expresión de Xiao Lie, ya que nunca hubiera pensado que su nieto diría tales palabras. Con una suave sonrisa en su cara, asintió ligeramente, "Bien". Esa sola palabra reveló una alegría largamente perdida. Xiao Lie salió de la habitación y cerró suavemente la puerta. Tan pronto como Xiao Lie se fue, Xiao Lingxi se puso delante de Xiao Che y rizó sus labios. Su cara se retorció de infelicidad y dijo, "Así que realmente te desmayaste de emoción por la boda, y yo que me preocupé tanto por ti. Obviamente no has visto a Xia Qingyue muchas veces, pero ya le tienes cariño... ¡Oh, claro, ella es la belleza número uno de la Ciudad de las Nubes Flotantes, eh!". Xiao Che rápidamente agitó sus manos hacia adelante y hacia atrás, "¡Cómo sería eso posible! Xia Qingyue es muy hermosa, pero creo que la tía pequeña es más bonita. Si realmente me desmayara por ella, no sabría cuántas veces me habría desmayado en esta vida por la tía pequeña que siempre ha estado a mi lado".  "Je, je...". El rostro de Xiao Lingxi inmediatamente se iluminó con una dulce sonrisa mientras se reía. “Sé que dices esas cosas para animarme, pero está bien si Xiao Che se desmayó en su prisa por casarse con Xia Qingyue, que es tan hermosa como talentosa. El Clan Xia es también el clan más rico de la Ciudad de las Nubes Flotantes, hay mucha gente que sueña con casarse con ella. Sin embargo, al final, ella se casará con Xiao Che de mi familia". En este punto, Xiao Lingxi tenía una mirada orgullosa en su cara. Entonces sus ojos se volvieron melancólicos mientras decía, "Siento que este día llegó tan rápido... el pequeño Che ya está a punto de casarse...". "Toc, toc, toc", un golpe en la puerta fue seguido por la voz del viejo amo de llaves, Xiao Hong, "Joven Maestro, ya casi es la hora de ir a conocer a su novia". "Ah... ¿Tan pronto?". Xiao Lingxi echó un vistazo al traje de boda de Xiao Che y se puso un poco ansiosa, "Xiao Hong espera un poco más, saldremos enseguida". Colocándose delante de Xiao Che levantó sus suaves manos y comenzó a arreglar rápidamente su traje de boda. “Tu ropa está hecha un desastre debido a todo lo sucedido. Quédate quieto, terminaré con esto enseguida". Un par de delicadas manos, blancas como la nieve, comenzaron a trabajar apresuradamente. Ella le enderezó el cuello del traje y le ajustó el cinturón que estaba suelto... Sus movimientos eran bruscos pero increíblemente serios y enfocados. Xiao Che la miró en silencio y sus ojos se perdieron gradualmente... Hoy iba a casarse con Xia Qingyue pero sabía con seguridad que ella no se casaría con él porque lo amara sinceramente. Si no fuera por sus padres, el acuerdo de Xiao Ying y Xia Hongyi de aquel entonces, Xia Qingyue no se hubiera molestado en echarle ni una mirada. Las únicas personas en este mundo que fueron amables con Xiao Che fueron su abuelo, Xiao Lie y su pequeña tía, Xiao Lingxi. Durante su infancia, Xiao Lingxi se pegó a Xiao Che como un caramelo. Ella lo seguía a donde quiera que fuera y era difícil para él deshacerse de ella. Si ella no lo veía por un tiempo, lloraba mucho. Sin embargo, cuando Xiao Che cumplió diez años y se confirmó que sus venas profundas estaban dañadas, Xiao Lingxi pareció crecer de la noche a la mañana. Ella sabía las consecuencias de tener las venas profundas rotas y entonces entendió el concepto de su identidad como su "tía pequeña". Esto inició su régimen de entrenamiento en la fuerza profunda para proteger la vida del débil Xiao Che. Después de los veinticuatro años de "sueños" en el Continente de las Nubes Azules, Xiao Che sintió que su tiempo allí junto a la amable y hermosa Xiao Lingxi había sido tanto lujoso como precioso. Aunque Xia Qingyue estaba a punto de convertirse en su esposa, sólo sería como la fría luna en el cielo; algo para ser visto pero no tocado. Si me casara con una chica como la tía pequeña, que perfecto seria... Este tipo de pensamientos aparecieron incontrolablemente en la mente de Xiao Che. El complicado traje de boda de Xiao Che estaba finalmente listo. Xiao Lingxi dio un pequeño suspiro de alivio, se puso de puntillas, y extendió la mano para ordenar el pelo ligeramente despeinado de la frente de Xiao Che. Con una expresión de tierno afecto claramente impresa en su rostro, sus rosados labios se separaron ligeramente como pétalos de una flor. Con una velocidad sobrenatural, Xiao Che inclinó instintivamente su cabeza y presionó su boca contra los labios exquisitamente rosados de Xiao Lingxi...
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Contra los Dioses

Populares

Populares

close 0/500