El Amor Verdadero

capítulo XII
-¿Qué? Para nada, nunca me atrevería a burlarme del gran presidente Evan… -Ahhh, Lena… ¿Cuándo admitirás que soy el hombre perfecto? -Ya te lo había dicho antes… -Sí, pero eso fue solo porque te hice la comida… -Por favor Evan, ¿Por qué insistes en que te diga que eres perfecto? ¿Acaso soy la única persona que no te lo ha dicho? -Ya te lo había dicho, tú me gustas, así que quiero escuchar que yo te gusto… -¡¿Qué?! Yo nunca diré algo como eso solo porque sí…*Nunca olvidare los consejos de Ross* ¿Sabes qué? Mejor pidamos la comida porque tengo hambre… -Cambiando de tema así de fácil, no te me escaparas la próxima vez… -Deja de decir tonterías y ordena de una vez… -Qué carácter, bueno yo quiero lo de siempre… ¿Qué vas a pedir Lena? -Mm yo quiero… *Rayos, la comida de aquí tiene nombres muy extraños* mmm -¿Sabe qué? Quiero que traiga aquí los mejores platillos que tengan… (Camarero)- Sí señor… Ahora mismo. -Evan, ¿vas a pedir todos los platillos que hayan? -No, solo los mejores… -Pero, ¿Por qué? -Porque te veías indecisa, así que decidí ayudarte, no te preocupes… tu solo escoge la comida que prefieras y después ordenare que le den la comida que no toques a los empleados… -¿Puedes hacer eso? Pareces el dueño del restaurante… -Bueno, pues claro que puedo… y si te gusta la comida, entonces lo comprare para ti… -No hace falta que hagas eso, que exagerado… -si no lo quieres pues no puedo hacer nada… pero de todos modos aún tengo que darte un regalo… -¿Un regalo? -Sí, no quiero que las personas digan que soy un patán contigo, así que te daré un regalo… -Pero yo no quiero nada en específico… -Si… sabía que dirías eso, aunque no quieres nada ahora, seguro que después vas a querer algo, y si al final no te decides por nada entonces yo mismo escogeré el regalo, así que espera algo grande… -Está bien, no puedo detenerte… (Mesero)-Señor y señorita, aquí le traemos lo mejor del restaurante… Que tengan buen provecho… -Es… ¡Esto es demasiado!… *Todo se ve tan delicioso que se me hace agua la boca* -Buen provecho mi Lena… (Unos momentos después) -Evan, todo estuvo exquisito… -¿Verdad que si? Me alegro que te guste… -Sí, pero de cierta manera me recuerda un poco a la comida que me preparaste… -Ah te diste cuenta, lo que pasa es que soy amigo del chef y el me ha dado algunas recetas secretas… -Deben ser muy amigos para que te entregara algo tan importante… -Pues yo diría que sí, es como cuando Ross te deja escuchar su nueva música y tú dejas que vea tus nuevas pinturas… -Es cierto, Ross y yo hemos sido amigas desde hace bastante tiempo después de todo… -Me alegra que tengas a alguien de confianza… Bueno, si te gusto la comida de aquí me alegro, así podemos escoger este restaurante para que prepare el banquete de la boda, ¿no crees? -¡Sí! Es una idea genial… Wow mira la hora, creo que ya hay que irnos… -¿Todavía tienes tiempo Lena? Quería llevarte a un lugar… -Ah, sí… todavía tengo tiempo, pero ¿a qué lugar quieres ir?… -Ya lo veras… vamos. -Está bien… (Unos minutos después) Evan, ¿dónde estamos? -Entra y lo veras… -Parece otro lugar de… ¡¿Qué?! ¿Qué es este lugar? *¡Todo es brillante!* -Bueno mi chiquilla, estamos aquí para escoger los anillos de boda… Señorita, traiga aquí los mejores anillos de matrimonio que tenga… (Vendedora)-  Ahora mismo señor… -Evan  ¿Es enserio? (Susurrando) ¿Para qué te molestas en algo como un anillo costoso? Nuestro matrimonio ni siquiera es de verdad… -¿De verdad crees que dejaré que cualquier anillo sea puesto en esta hermosa mano tuya? //Evan toma la mano de Lena y ella sonrojada por las palabras de Evan, suelta su mano// -Qu… ¿Qué cosas dices? Está bien, si quieres comprar un anillo tan caro pues es tu problema… -No es un problema en absoluto, será un placer… -*Por favor ya no digas nada Evan o me dará un ataque* (Vendedora)- clientes, por favor vean… estas dos piezas de argollas matrimoniales son las mejores que encontrarán… aquí está la primera, es un diamante sacado de una mina en  Kimberley, su peso es de 1.9 quilates, este otro es un rubí encontrado en La India, bañado en oro blanco de la mejor calidad… -*Creo que no podría comprar estos anillos ni aunque trabajara durante toda mi vida, Evan debe estar en problemas* -¿Qué opinas Lena? ¿Cuál te gusta más? -*Oh, ¿Quieres que te diga que ninguno porque es muy caro?, bien te voy a dar una ayudita* Mmm, no lo sé… los dos son bonitos pero… -Bien, ya entiendo… Señorita, me llevaré los dos pares… (Vendedora)- ¡Sí! Se los envolveré de inmediato… -¡Espera! ¡¿Qué?! No puedes hacer eso… -¿Mm? Claro que puedo, es mi dinero… -*Ya comprendo, ¡Evan no tiene sentido común!* (Vendedora)- Señor, aquí tiene… gracias por su compra… -Bueno, vámonos Lena… te llevare a tu casa… -S.. Si… //Se suben al auto// Evan creo que acabas de gastar demasiado dinero… -No fue un gasto, sino una inversión, así lo veo yo (Sonriendo) -¿Qué haré contigo Evan? -¿Quieres hacer algo conmigo? -¿Qué? No digas esas cosas… -¿Mmm? ¿Por qué te pusiste roja? ¿Estás avergonzada? -*Creo que moriré* Deja de molestarme… -Está bien, como digas… vámonos. -*Ojala siempre fuera tan obediente* (Unos momentos después) -Llegamos… -Bien, adiós… -Lena, espera… -¿Qué pasa? -Dame tu mano… -¿Qué? ¿Para qué? (Nerviosa) -Tu solo préstame tu mano un momento… -Bien… *¿Que quiere hacer? Él no sabe que estoy a punto de desmayarme solo porque está tomando mi mano*… ¿mm? -Ya está, te queda muy bien… -Es el anillo con el rubí… (Sorprendida) -Sí y también yo lo estoy usando… este es un pequeño regalo para compensar que siempre estoy molestándote… Lena, espero que siempre lo uses y nunca lo pierdas… ¿Está bien? //Lena empieza a llorar// ¿Lena? ¿Qué pasa? ¿No te gusta? ¿Hice algo malo? -No es eso, es muy lindo… me gusta muchísimo, gracias Evan. //Lena se avienta a los brazos de Evan conmovida// -Me alegra que te guste tanto, mi Lena…(abrazar con fuerza) -*¿Por qué siempre eres tan lindo? Y yo siempre estoy insultándote en mi mente* (Susurrando)Lo siento mucho… -¿Por qué dices “lo siento”? -¿Qué? Ah, no es nada… ya me voy, gracias por todo Evan, hoy fue un día muy lindo… -A mi también me pareció un día maravilloso, adiós Lena, cuídate…
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
El Amor Verdadero

Populares

Populares

close 0/500