(UDR) El núcleo

Parte 2
Llegada la mañana fue directo al edificio de recepción de LET, era notable a la vista. Según ellos y unas cuantas personas, LET se dedicaba a la creación de máquinas textiles muy diseñadas y altamente de buena producción. Por algunos incidentes la "industria" LET, había mejorado la seguridad de su edificio contratando guardias o escoltas para los trabajadores prestigiados de LET, estaba de por sí enojado, empujó a unas personas con brutalidad abriéndose paso para hablar con el jefe. -Oh, pero mira a quién tenemos aquí, al mismísimo Aldo Pryce. -¡¿Qué?!, ¡Aldo!, él es de la Segunda Familia, es obvio que te equivocaste de persona, Lilliat Pryce, el arquitecto -Aah, entonces -bajó la voz para que ninguno de sus empleados lo pudiese oír- ¿de quién eran esas dos casas? -Es obvio que eran mías genio, ahora quiero que me pagues cada cosa que se llevaron y o destruyeron, por favor. -Baje la voz, no quiero que nadie se de cuenta de mi error, quería acabar con la Segunda Familia, me dijeron que vivían por su dirección. -Viven más lejos, ahora trae el dinero. -Bien, espera aquí, iré por el dinero, Buaj. Seguía esperando. en un rato de la espera, de entre los empleados se le acercó una chica de cabello corto y castaño, un castaño obscuro, ella se distinguía un poco del resto, tanto que llamó la atención del arquitecto. -¿Y? -¿Y qué? -preguntó confundido-. -¿Qué es lo que pasa en Roma? -No sé, creo que hay una revisión detallada de gente, ¿por qué preguntas eso? -Para verificar que eras Pryce, es todo un placer Aldo, créeme que el plan es sencillo, con tus habilidades le podremos hacer frente a todo el ejército de LET. -Espera yo no soy... Lilliat pensó por un momento sobre la información que obtendría al hacerse pasar por su tío Aldo, el saber de lo ajeno era tentador a la vez. -Sí, soy Aldo, no cabe duda de ello, sí, ahora dime el plan. "Quizás esto no iba a funcionar" dijo. -Ya que has distraído al jefe, tenemos que entrar en la computadora. -¿Qué es una computadora? -Vamos Aldo, le dije a tu padre que te hiciera repasar esto, por lo visto él no lo hizo. Entonces recordó a ese hombre, el abuelo un cascarrabias engreído. Pero... ¿una computadora?, el no entendía eso, lo que estaba entendiendo de esto era que aquella chica estaba aliada con la Segunda Familia. -Ahora corre a esa columna, procura que no te vean, voy a intentar abrirla. Él corrió hacia la columna, enseguida ésta comenzó a agrietarse para partirse y casi darle al propio Lilliat. Había un túnel que conducía a algún lugar, miró un poco, era profundo, algunos trabajadores miraban el hecho intrigados, rumoreaban cosas. -¿Qué esperas?, baja de una vez Aldo. Comenzaron a bajar las escaleras, sentía miedo, no de la oscuridad o de caerse, estaba todo bien iluminado con faroles y la escalera se veía en buen estado, tenía miedo de descubrir algo de la Segunda Familia que pusiera la vida de la ciudad en peligro, miedo de ver el monstruo que era LET. Y finalmente bajó todo, había un solo pasadizo, con un arco de piedras construido de hace tiempo, pero todo impecable, alguien frecuentaba el lugar. -Bien, el camino nos conducirá a la computadora central, adelante Aldo. El arquitecto caminó por el pasadizo, mientras esperaba que nada le atacara de repente, el camino era recto, sin ningún otro pasadizo, al llegar se sorprendió de lo que vio. -¿Q-qué, qué es esa cosa gigante que brilla? -Es la computadora, tengo que ver los archivos, hemos trabajado tanto por esto, aún no me creo que hayamos logrado dar con la computadora de LET. -Enserio, dime, ¿qué es eso de computadora? Ella revisó la supuesta computadora y al ingresar le dijo: -¿Y si te dijera que esta época ya existió en el pasado? -Bueno, es el año 4000, estás loca, los años nunca se repiten. Ella lo miró de forma irónica. -Se repite la historia, pero se cuenta de una manera diferente, verás, en 1837 se inició una época llamada época victoriana, hubo grandes avances científicos y tecnológicos, la revolución industrial que tenemos actualmente sucedió en esos años, ¿por qué no nos revelan nada? -¿Qué eres?, por lo que me dices ya no tienes pinta de la trabajadora de LET que dices ser. -Jaja, soy una científica Aldo, mi familia sabía mucho sobre LET, pero ellos no los asesinaron, en realidad fue ese tipo ojeroso, en fin, tu padre me contó varias cosas sobre el gran pistolero Aldo. -Sí claro, pistolas, ¿para qué sirve esta cosa de aquí? Lilliat tomó una especie de rombo dorado que contenía cuatro filos pequeños. -Es un núcleo LET, debido a lo que he estudiado la computadora funciona con esto, déjalo ahí, es mejor no levantar más sospechas. Y escondió el núcleo en su pantalón, mientras veía la computadora. -¿Y qué hace esa cosa?, esa, ¿computadora? -Sí te explico me tardaría una eternidad, resumido, esto controla el reinicio de las épocas que vivimos. -Entonces, ¿después de esto qué hacemos? -Espera, sólo es un dato más. Ella escribió un par de cosas en la computadora, al hacer eso se abrió una salida. -Me pregunto por qué los LET no hayan venido a ver, bueno, vámonos. -Espero esté igual de limpio que en ese otro pasadizo. Fueron por la salida, una especie de túnel subterráneo, era más largo que el anterior y la salida fue a dar a un callejón, ella salió primero, hizo una reverencia y le dijo: -Entonces Aldo, fue un placer, mándale mis saludos. -Sí, eso haré. La chica se fue alejando, ya entendía un poco de la situación, la Segunda Familia y LET estaban peleando por un poder Supremo, entonces al salir del callejón vio que fue a parar al mercado de la ciudad, se sentó en una fuente, sacó el pequeño artefacto y lo analizó un rato. -¿Así que alimentas a esa tal computadora, eh?, me pregunto cuanto me darán por ti. -Hijo. Lilliat cayó al agua, mojado observó cómo todos se reían de él. -Gracias a ti, padre, ahora mi reputación ha bajado. -¿Y qué no ya bajó cuando estabas con esa chica?, te recuerdo que tienes una familia numerosa gracias a tu antiguo encanto. -Espera eso es muy diferente padre. Entonces unos soldados se acercaron para burlarse del arquitecto: -Hey, ¿conque robando las monedas de la fuente para pagar tus deudas?, ponte a trabajar ladrón. Los demás soldados rieron con fuertes carcajadas, muy enfadado salió del agua para darle tremendo puñetazo al guardia en la cara. -Arg, denle una paliza. Entre los tres guardias intentaron golpear a Lilliat, pero el esquivaba y con pasos ágiles contraatacaba a sus adversarios, lo bueno es que ellos No portaban armas de fuego, olían a alcohol por lo que quizás habían olvidado sus armas en la taberna. -¡¡Ahora sí denle una lección!! El padre del ágil guerrero le dijo: -¡Saca tu cuchilla Lilliat!, estos simplones quieren una lucha de verdad. Él sacó de su calcetín una cuchilla de plata, con la que solamente hirió a los hombres de ropajes negros, dejando a su capitán sin soldados, los ciudadanos observaban como los guardias caían en la acera de piedra tallada. -Estúpido, no voy a aceptar insultos, y menos de un guardia ignorante como tú. -B-bien, sólo... promete irte y yo te dejo. -Como sea. De nuevo escondió la cuchilla en su chaleco salió del mercado junto a su padre, fue en ese momento que él le dio una golpe en la nuca. -¡¿Cómo es posible que te hayas descontrolado de esa forma?!, ¡dime mocoso infeliz! -lo tomó del hombro sacudiendo al arquitecto de forma violenta- escucha, no te pagué esos estudios caros, no trabajé doble turno, para que te comportes así, ¡¿te quedó claro Lilliat?! -Sí papá, ahorrate el sermón, ya vamos a casa, o los escombros de ella -dijo empujando su mano-. -Con tu comportamiento me demostraste que no eres digno de tu empleo, ayudarás a mi causa. -No, ese empleo requiere de saber trazar y de cálculos, no de honor. -Sí no renuncias yo mismo te golpearé, tenemos un código en la primer familia. -Está bien. -Entonces no regresarás a Roma en lo mientras. -Entiendo, ¿y qué voy a hacer si no coy a trabajar? -Vas a trabajar para la causa de la familia, revelar los secretos de tu abuelo. -Siempre y cuando me dejes ejercer mi profesión de nuevo, además no le veo el sentido a una guerra absurda.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
(UDR) El núcleo

Populares

Populares

close 0/500