El Primer y Último amor de la Muerte

La confusión de nuestro reencuentro
2003. 19:45pm - ¡Una señora acaba de lanzar un niño en el río y está muy agresivo el río, ayúdenlo! - ¡Señoras es muy peligroso, llamen a los bomberos mejor! “Todos los del barrio salieron para ver que pasaba, cuando se enteraron un grupo de hombres fueron con los bomberos y otro grupo de señoras fueron en busca de la mujer que lanzó al niño” 5min después - señora disculpe ha visto a un niño pequeño y a una señora que se encontraba con él?, ellos ya deberían estar por aquí-dijo el papá del niño. -señor, no me diga que usted es el padre...- dijo una de las vecinas muy compasiva. -sí lo soy! -dijo muy exaltado. - Una señora arrojó a ese niño al río crecido, pero cuando fui el río ya se lo había llevado, los bomberos ya están buscándolo por favor no entre en pánico. -También están buscando a la señora que lanzo a esa pobre criaturita. "El padre intento ir a buscar a su pequeño, pero los señores del barrio lo detuvieron porque era demasiado peligroso" -Traigan al padre adentro, denle una cobija y café debe estar muy espantado-dijo una de las ancianas del barrio. -Quédese tranquilo señor estoy seguro que la muerte será compasiva si usted le ofrece algo- dijo una anciana en silla de ruedas que apenas y podía abrir sus ojos de un color muy confuso. -Anciana!, por favor sea un poco sensible y considerada- dijo una de las vecinas. -Anciana, sí la muerte es compasiva estaba vez… yo le daré lo que ella quiera de mí- dijo llorando él padre del niño. -Lo he escuchado, es un trato-dijo la anciana susurrando. "La anciana fue hacia un pasillo y empezó a sacudirse. SSSSSSS...- sonaba algo en el cuerpo de aquella anciana y de repente salió dispara hacia el cielo nocturno, su cuerpo parecía que se había convertido en un gran ser alado con una túnica negra que parecía muy antigua y desgastada" -Recemos todos juntos por esa pobre criaturita...- dijeron los sabios ancianos del barrio, sintiendo que la muerte iba a hacer un movimiento muy importante. “La muerte voló río abajo, tan rápido que ni una bala podía igualársele” -Te encontré, mi querido-dijo la muerte acercándose a recoger su preciado premio, que se encontraba en medio del río obscuro y muy turbulento. “La muerte miró atentamente al niño de unos 3 años que se encontraba empapado aferrándose a un gran árbol viejo caído en medio del río” -No sé el porqué, pero sé que tu naciste para mí-dijo la muerte mientras agarraba al niño entre sus grandes brazos. “El niño estaba con hipotermia por el frío del río y sus extremidades estaban tan golpeadas y apenas podía abrir los ojos” - P..p..parca..- dijo el niño tartamudeando por el frío, cuando termino de decirlo cayó en un profundo sueño. “Al escuchar ese nombre tan antiguo que no había escuchado a ningún humano que lo llamase así desde hace muchos años en ese continente” -Gala…de seguro eres tú..-dijo la muerte acurrucándose con el niño en una de las copas de los árboles para calentarlo. “Desde hace mucho tiempo que la muerte no lloraba, pero esta vez dejó caer una lagrima muy sincera por el reencuentro de esa alma” “Después que pasaran unos minutos la muerte se puso en marcha en dirección a un bosque lejanos, cuando llego estaba en una pequeña cabaña muy bien oculta entre los árboles, tocó dos veces la puerta a lo que se abrió rápidamente” -Realmente a ti te gusta venir cuando se te da la gana-dijo una clase de criatura mágica. “Una criatura llamada Pan (mitología griega)” -necesito que cures a este niño pronto, por favor Pan-dijo la muerte muy preocupado. - Tch... solo por esta vez ayudare a un humano… dámelo lo llevare a dentro y lo curaré, pero ya sabes que tú no puedes entrar-dijo Pan con un tono juguetón. -No voy a entrar y lo sabes, Pan..nada de juegos. - dijo la muerte muy amenazante. -vale, vale- dijo Pan mientras de daba una ultima mirada a la muerte, mirando su inmensa preocupación que trataba de ocultar. Después de 10 minutos -El niño se encuentra sin ninguna herida ahora...-dijo Pan entregándole el niño a la muerte. -Muy bien! -dijo la muerte dejando en descubierto su felicidad por el niño. “la muerte puso al niño en su espalda alistándose para irse” -A.… a.… antes que te vayas solo quiero decirte que no te involucres nuevamente con esa alma que ha logrado reencarnar -dijo Pan mientras cerraba la puerta de su pequeña choza. -y no te olvides de venir a verme de vez en cuando, me siento muy solo en estos bosques -dijo Pan tratando de coquetear. “La muerte no dijo nada, ni se inmutó solamente se dio media vuelta y se dirigió a la ubicación en donde se encontraba el padre del niño” ....CONTINUARÁ..
El Primer y Último amor de la Muerte

Populares

Populares

close 0/500