Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Li Chengfeng
En una humilde casa de la aldea, Bai Yunfei estaba sentado con las piernas cruzadas en su cama, recuperando la Fuerza de Alma que había sido consumida en la anterior batalla, mientras reflexionaba sobre lo que había sucedido hace unos momentos. La tarea de manejar los cuerpos muertos de aquellos bandidos había recaído en manos de los aldeanos. Varias personas de la aldea, incluido el jefe de esta, habían resultado gravemente heridos, pero por suerte nadie había muerto. Cuando el joven llamado Xiao Feng había despertado de su estado de shock y vio aquellos cadáveres desperdigados por todo el suelo, dándose cuenta que él mismo fue quien los había asesinado a todos, vomitó sin parar durante más de diez minutos. Bai Yunfei se había aterrorizado cuando vio los cuerpos que habían sido mutilados por tantos cortes. Pero el otro joven no parecía arrepentido de matar a aquellos bandidos en lo absoluto. Incluso después de vomitar, seguía viendo indiferentemente a aquellos mutilados cadáveres. Bai Yunfei podía sentir que era inimaginable el odio que Xiao Feng sentía por los bandidos. El verdadero nombre de aquel joven era Li Chengfeng, originalmente vivía en una pequeña aldea al lado de la montaña Bosque Negro. Pero un día, los bandidos irrumpieron en la aldea, quemando, saqueando y matando a todos los indefensos aldeanos. Él había sido colgado por aquellos frenéticos y violentos bandidos, solo pudiendo observar cómo mataban a toda su familia uno a uno. Su hermana incluso había sido violada antes de su muerte. Los bandidos no habían matado a Li Chengfeng, pero lo habían dejado con un sufrimiento y un trauma del cual jamás se pudo recuperar. Li Chengfeng había venido a esta aldea hace medio año. Solo después de que él y Ling’er hubieran caído profundamente enamorados, fue que había podio avanzar gradualmente hacia fuera de la oscura sombra de aquella traumática experiencia, pudiendo comenzar una nueva vida. Pero lo que había pasado hoy casi lo hizo colapsar nuevamente. Sumido en un estado de locura por la repentina explosión de odio y resentimiento, él termino matando a todos los bandidos que habían sido derribados por Bai Yunfei. Después de ser informado por los aldeanos acerca de la historia de Li Chenfeng, Bai Yunfei había sentido empatía por aquel joven. No era de extrañar que aunque los aldeanos temieran a Xiao Feng por las acciones que había llevado a cabo en aquel momento, no lo hayan juzgado luego de eso. Después de todo, aquellos bandidos no merecían ninguna piedad en lo absoluto, era imposible saber con exactitud a cuanta gente han asesinado y a cuantas familias terminaron arruinando. Unos golpes en la puerta interrumpieron los pensamientos de Bai Yunfei, él levanto la cabeza diciendo: "Puedes pasar". Observando a la persona que entró en la casa, los ojos de Bai Yunfei brillaron con una emoción indescriptible mientras decía débilmente: "¿Qué es lo que estás buscando?" Su edad y altura eran similares a las de Bai Yunfei, su largo cabello, el cual debería verse elegante, estaba un poco despeinado en aquel momento. Había un atisbo de profunda tristeza en su atractivo rostro, y sus ojos parecían tener un odio inalterable oculto en ellos. Luego de entrar en la casa, se paró frente a la puerta y le dijo a Bai Yunfei: "Joven héroe Bai, el bandido que usted capturo se ha despertado. Luego de interrogarlo, nos enteramos que ellos vinieron de la Fortaleza Bosque Negro, en la Montaña Bosque Negro. Todavía hay de veinte a treinta de ellos acampando en un pequeño bosque al oeste de la aldea. Si supieran de la situación aquí, es muy probable que vengan a atacar nuestro pueblo. El jefe de la aldea me envió a preguntarle a usted si tiene alguna idea de que hacer...". Bai Yunfei se quedó estupefacto. No esperaba que aquel grupo de bandidos todavía tuviera asociados, y que fueran más de veinte personas: "¿Sabes que tan poderosos son?" Luego de estar un tiempo pensando en ello, Bai Yunfei le había preguntado esto a Li Chengfeng. "El bandido también dijo que su maestro de salón Zhong es un cultivador de alma en el rango Aprendiz de Alma Tardía...". Dijo Li Chengfeng, pareciendo estar asustado. "¿Sabes acerca de los cultivadores de almas?" A juzgar por cómo se veía, Bai Yunfei dedujo que Li Chengfeng sabía sobre los aterradores y monstruosos cultivadores de Almas. "Si, se de ellos... Se dice que el líder de los bandidos de la Fortaleza Bosque Negro Hei Mu, es un Guerrero de Alma en la etapa Intermedia con el poder suficiente para levantar calderas, partir enormes rocas y vencer sin mayores problemas a las bestias salvajes más fuertes de la montaña Bosque Negro; el sublíder de la Fortaleza Bosque Negro es un Guerrero de Alma de etapa Tardía; los cuatro grandes maestros de salones debajo de ellos también son cultivadores de almas. El maestro de salón Zhong es uno de ellos". Cuando Li Chengfeng dijo esto, sus ojos revelaron un brillo de intenso odio nuevamente: "¡Y ese maestro de salón Zhong fue el que lidero a los bandidos que destruyeron mi antiguo pueblo y asesinaron a mi familia!" Bai Yunfei se sorprendió ante las fuertes palabras de Li Chengfeng. No esperaba que un grupo de bandidos pudiera ser tan poderoso. Afortunadamente, no había sido lo bastante estúpido como para ir a enfrentarlos directamente. Parecía que debía ser sumamente cuidadoso hasta para eliminar a los pequeños grupos de bandidos los cuales bajaban por la montaña. ¿Era posible que hubiera tantos cultivadores de almas en el mundo como para que los líderes de un grupo de bandidos fueran también cultivadores de almas? Por otra parte, había un maestro de salón en la etapa Tardía del Aprendiz de Alma no muy lejos de donde él se encontraba. Si se tratara sólo de una lucha uno contra uno, lo más probable es que Bai Yunfei no fuera rival para aquel maestro de salón. Después de todo, él ni siquiera tenía la misma experiencia en combate que Zhong. Pero tenía varios artículos reforzados a su disposición, por lo que el ganador del combate no se decidiría hasta que realmente se enfrentaran. "Joven héroe Bai, usted... también es un Cultivador de Almas. ¿Verdad? ¿Puede hacer frente a aquel grupo de bandidos al oeste del pueblo?", preguntó Li Chengfeng con algo de urgencia. Después de todo, todas las vidas de las personas de la aldea dependían ahora del misterioso joven delante de él. En realidad, Li Chengfeng no podía imaginar lo terrible que sería si esos bandidos completamente inhumanos atacasen la aldea. Él no podría soportar perder a alguien que amaba nuevamente. Bai Yunfei miró fijamente a Li Chengfeng, pero no respondió a su pregunta. Sus ojos brillaban, haciendo parecer como si estuviera considerando algún tipo de decisión. “¿Quieres saciar tú venganza con tus propias manos? ¿Quieres proteger lo que es importante para ti con tu propio poder?” "¿Qué?" Estas palabras, dichas por Bai Yunfei luego de mantener el silencio durante un largo tiempo, dejaron estupefacto a Li Chengfeng. Un temblor atravesó por todo su cuerpo. Con una mirada de excitación, sorpresa y anticipación, Dijo: "¿Quieres decir que...?" Bai Yunfei asintió a la pregunta incompleta de Li Chengfeng y dijo: "Tu Fuerza de Alma ha despertado. Te puedo enseñar el método de cultivo del alma, lo que te permitirá convertirte en un verdadero cultivador de almas”. Con una reverencia, Li Chengfeng se arrodilló frente a Bai Yunfei, y luego estuvo a punto de inclinarse ante él. Cuando estaba a mitad de inclinarse, fue detenido. Resultó que Bai Yunfei se acercó a él en algún momento y le impidió doblegarse. "No tengo intención de tomarte como discípulo. No es necesario que te inclines ante mí. No puedo permitírmelo. He decidido enseñarte el método ya que probablemente necesite tu poder en la próxima batalla. Además... Puedo entender tus sentimientos, hasta cierto punto, así que quiero ayudarte un poco fuera de conveniencia..." Con un movimiento de la muñeca de Bai Yunfei, un pergamino gris apareció en su mano y se lo entregó a Li Chengfeng, diciendo: "Puedes sentir un poder especial en tu cuerpo ahora. ¿Verdad? Eso es la Fuerza de Alma, inyecta tu Fuerza de Alma en este pergamino, puedes aprender el método de cultivar tu alma y manipular la carne y piel de tú cuerpo en el rango de Aprendiz de Alma. Este pergamino todavía es útil para mí, por lo que en este momento no puedo dártelo de forma permanente. Sólo devuélvemelo mañana". Observando la mirada agitada de Li Chengfeng, Bai Yunfei pensó por un momento antes de continuar: " Ve a decirle a los aldeanos que apilen los cuerpos de los bandidos en la entrada. Creo que… eso debería ser capaz de detener a esos hombres por una noche. Mañana, si has ganado algo de comprensión sobre la Fuerza de Alma, los dos deberíamos ser capaces de tratar con ellos si trabajamos en equipo. Pero si quieren atacar la aldea esta noche, entonces no voy a tener más remedio que luchar contra ellos con todas mis fuerzas…" La luna brillaba tenuemente en lo alto del cielo estrellado. En la arboleda, el fuego de las varias fogatas estaba a punto de extinguirse. El maestro de salón Zhong miraba con una expresión sombría el crepitante fuego frente a él, diciendo: "Tang Gui no ha regresado todavía... ¿Podría ser que algo les haya sucedido?" En ese momento, llegó el sonido de los cascos de un caballo. Se trataba del hombre enviado a explorar la situación que estaba regresando. Pero cuando el maestro de salón Zhong levantó la vista, vio que el hombre estaba aterrorizado, y sin esperar a que él hiciera siquiera una pregunta, se estremeció y gritó incluso antes de desmontar su caballo: "¡Muertos...! ¡Están muertos! ¡Tang Gui y los demás están todos muertos!" Los gritos del desesperado hombre despertaron a todos los bandidos que estaban a punto de dormir con un sobresalto. Una vez despiertos, se reunieron alrededor de él, mientras el hombre, luego de una pausa, continuó: "En la entrada del pueblo, los cuerpos de Tang Gui y los demás estaban amontonados allí, todos... ¡Todos estaban muertos!" Fue entonces cuando todos los bandidos reunidos allí entendieron completamente lo que estaba diciendo el exasperado y perturbado explorador, quedándose estupefactos ante sus palabras. "¿Qué es lo que has dicho? ¿Esos diez o más hombres están todos muertos?" "¿Acaso viste mal? Tang Gui no es débil en lo absoluto. ¡La gente común simplemente no es rival para él!" "Es sólo un pequeño pueblo. ¡Cómo es posible que hayan podido matarlos a todos!" "¡Todo el mundo, preparen sus armas! Vamos a ir a ese pueblo a echar un vistazo. Si es verdad lo que el explorador está diciendo, entonces extermínenlos a todos para vengar a Tang Gui y a los otros". "No hay que precipitarnos, tal vez hayan expertos allí...". "¡Todos ustedes, cállense!" El maestro de salón Zhong gritó su orden con rabia al ver que todo el mundo caía en desorden. La expresión en su rostro era muy desagradable. Tan pronto como él grito, toda la arboleada cayó en un profundo silencio. El maestro de salón Zhong miró fijamente al explorado y dijo: "¿Realmente viste que eran sus cadáveres? ¿No se trataba de otra cosa?" "Eran sus cadáveres, yo... Tenía miedo que hubiera algún peligro asechando, no me acerqué demasiado y no me atreví a actuar precipitadamente. Inmediatamente volví para informarle esto a usted, maestro de salón". Al escuchar sus palabras, el maestro Zhong no dijo nada más. Inclino su cabeza, su rostro no tenía expresión alguna mientras preguntaba: "Alguien que puede ser capaz de matar a Tang Gui y los trece hombres que lo acompañaban, definitivamente no se trata de alguien débil en lo absoluto. Tal vez... ¡Se trata de un Cultivador de Almas! ¿Cuál es el propósito de apilar los cadáveres en la entrada? ¿Es para provocarnos a atacar el pueblo y emboscarnos allí? ¿O es para asustarnos y que nos abstengamos de hacer algún movimiento precipitado?" Después de mucho tiempo pensando en ello, Zhong levantó la cabeza y sus ojos observaron a todos los bandidos mientras declaró con una poderosa voz: " No estamos familiarizados con este lugar, por lo que atacar en la noche nos pondría en desventaja. Descansaremos por una noche. En la madrugada del siguiente día. ¡Iremos a matar a todos en nuestro camino al pueblo! Ellos han provocado a nuestra Fortaleza Bosque Negro. ¡Definitivamente destruiremos su pueblo y los mataremos a todos!” Debido a que Bai Yunfei no sabía cuándo los bandidos vendrían a atacar el pueblo, no durmió en lo absoluto. En su lugar, se sentó en la cama, practicando la cultivación mientras siempre prestaba atención a lo que sucedía en el exterior. Para él Bai Yunfei de ahora, no dormir durante uno o dos días no le afectaba demasiado. Los enemigos eran un maestro de salón en la etapa Tardía del rango Aprendiz de Alma y los más de veinte bandidos feroces que lo acompañaban. Si estuviera solo, definitivamente no sería rival para estos oponentes. Bai Yunfei esperaba que en el tiempo de una noche Li Chengfeng pudiera ser capaz de saber más o menos cómo utilizar su Fuerza de Alma y controlar la piel y la carne de su cuerpo. Si ese fuera el caso, habría dos cultivadores de almas defendiendo el pueblo, y cuando cooperasen entre sí… ¡Quizás podrían ganar! Pensando en algo, Bai Yunfei sacó del anillo espacial una daga de nivel +9: “No puedo utilizar demasiada Fuerza del Alma. Pero si tengo otra arma con un atributo adicional, tendré una mayor posibilidad de ganar. ¡Veré que sucede si lo fortalezco una vez más!” ‘Fortalecer’. ‘Fortalecimiento exitoso’. ‘Grado de Objeto: Ordinario’. ‘Nivel de Fortalecimiento: +10’. ‘Daño: 22’. ‘El daño adicional: 27’. ‘+10 efecto adicional: Los ataques tienen una probabilidad del 2% de ralentizar la velocidad del objetivo durante 10 segundos’. ‘Requisito de Fortalecimiento: 15 puntos del alma’. “¡Funciono!”, Bai Yunfei estaba encantado con su reciente logro: “Reducción de la velocidad durante diez segundos… Un efecto bastante útil. Entonces… ¡Debo estar preparado para la primera batalla real en mi vida!” Al día siguiente, justo después del amanecer, Bai Yunfei llamó a Li Chengfeng. Él había estado practicando durante toda la noche. A juzgar por su vigorosa expresión, su entrenamiento parecía haber rendido sus frutos. Bai Yunfei le preguntó: “¿Cómo fue tu entrenamiento?” Li Chengfeng le entregó respetuosamente el pergamino, diciendo: “He memorizado el método para cultivar mi Fuerza de Alma y el primer nivel del control corporal. Después de una noche de práctica, las lesiones en mi cuerpo se han recuperado completamente. He consolidado mi primera etapa del rango Aprendiz de Alma y ya puedo controlar la piel y carne de mí cuerpo con un simple movimiento”. Luego de decir esto, se dirigió hacia una roca de gran tamaño en un lado y levantó el puño derecho. Este se hinchó en un instante y golpeó violentamente la roca. Llenándose de grietas, la roca se rompió en pedazos. Cogió un trozo del tamaño aproximado de un huevo y lo apretó con fuerza. Una gran cantidad de fragmentos muy pequeños cayeron al suelo luego de esta acción. Bai Yunfei estaba un poco sorprendido. Después de tan sólo una noche, no solo pudo aprender a sanar sus heridas, Li Chengfeng pudo incluso alcanzar el primer nivel del control corporal hasta tal punto. Para él, esto era bastante inesperado. “No está nada mal, teniendo en cuenta tu potencia actual, aquellos bandidos ordinarios ya no son rivales para ti. Aunque no tienes experiencia en combate real, utilizando tú velocidad y fuerza, más algo que voy a darte, no debería ser difícil para ti hacerles frente. Ayer en la noche no nos atacaron, por lo que definitivamente vendrán a atacar hoy. Para ese momento, nosotros…”. Después de explicarlo todo claramente, Bai Yunfei le dio una palmada en el hombro a Li Cheng Feng mientras ponía una expresión seria, diciendo: "La seguridad de esta aldea depende de que los dos trabajemos juntos". "¡Entonces, luchemos con todas nuestras fuerzas!"
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500