Un guardián en la sombras

capitulo 2
Cuando entramos la abuela Eva llamo a mi madre para hablar con ella aparte - Kata... Porfavor lleva a mi nieta a su habitación, le dice a la más joven de sus trabajadoras, mientras tomaba una maleta y las subía por las escaleras yo me quedé viendo a mi madre con algo de incómoda - ¡mamá...!, Le dije con voz alta y molesta - ¿que debía entender cuando llegaramos... Y dónde está papá, porque no vino con nosotras?, mi madre con voz nerviosa se va acercando lentamente a mi - hija..., Se quedó pensando y después de segundos en silencio dijo - tu padre se tuvo que ir lejos y nos mandó para acá para estar un tiempo con tu abuela y para que podamos... convivir con ella..., No me sentía convenida con lo que mamá había dicho, ya que mi padre siempre me decía que no tenía abuelos, ni tíos, ni primos... ¿Donde estaba papá? ¿Que había pasado conmigo? Pues no recordaba que había pasado antes de llegar al auto y estar camino aquí, me calle las preguntas que tenía para mamá y solo di media vuelta para subir a conocer mi nueva habitación. Cuando llegó la señora Kata estaba llevaba un plomero y sacudía cada florero que se encontraban en el pasillo en dónde habían varias puertas una de ellas estaba abierta, así que me supuse que esa era mi habitación, cuando entro a ella quedé perpleja ya que era una habitación bellísima parecía el cuarto de una princesa, en una esquina había una mesita de madera pintada de blanco, sobre ella habían múltiples colores la mayoría de óleo, en esa misma esquina había una rosa delicadamente pintada con colores oscuros dándole un hermoso toque de sombreado, doy unos cuantos pasos y me siento en la cama la cual era muy alcochonada, las cobijas eran como un suave peluche y las almohadas tan suaves como algodón, al lado de la cama había una enorme ventana de madera y en la parte de afuera se encontraba un techo de teja el cual se podía montar sobre el y a lo lejos se observaba un hermoso paisaje con vista al pueblo, gire mi cuerpo y en otra esquina de la habitación se encontraba un enorme espejo el cual podía verse todo el cuerpo desde cualquier punto al observar aquel pueblo quise intentar dibujarlo ya que el dibujo era una actividad que me gustaba mucho, tomé una hoja y lápiz que se encontraba en la mesa y me pare en frente de la ventana, quería salir pero no podía ya que era alto para montarme en ella así que arrime la mesa colocándola enfrente de la ventana y tome una silla que se encontraba en la habitación y cómodamente empezé mi dibujo. -¡Holly...!, ¡Holly...!, Me llamaba repetidamente mi mamá -¡Ven a comer...! Decía mientras escuchaba que alguien subía las escaleras -¡Ya voy mamá! Le decía mientras observaba el dibujo casi terminado, dónde me di cuenta que muchas detalles o mejor decir todo no se comprendía, -¡ay no ! Dije algo desanimada -¿Que tienes? Escuché desde la puerta del cuarto, pues era la abuela que estaba observandome -¿Te gusta dibujar? Pregunto mientras de acercaba - en mis tiempos de juventud fui pintora... Toda una artista del papel..., Decís mientras observaba mi dibujo con mirada tierna, - te puedo enseñar si tú quieres..., Yo con una sonrisa falsa y algo de pena le pregunté -¿por qué no me enseñaste antes?, Pudimos habernos conocidos hace tiempo... ¿Antes nos odiabas?, Pues Eva me ve y con tristeza responde - nunca las odiaria... tu y tu madre son mi única familia... Y no las conoci antes porque tu padre..., Se quedó en un extraño silencio - quería que me conocieras cuando fueras más grande... Pero ya era hora de vernos ... ¿ No creés?, Afirme con mi cabeza y me sentía más tranquila - oye hagamos un trato... Yo te enseño a dibujar pero y tú me dices abuela... ¿Te parece?, Con una sonrisa volví afirmar, de allí bajamos ya que teníamos que comer. Cuando terminamos de comer ví que Eva iba a salir a llevarle agua a los caballos, así que subí a la habitación busque mi oso de peluche y baje corriendo para ver los caballos, - ¿Te gustan los caballos? Pregunta la abuela con entusiasmo mientras sacaba una manguera de un baúl que estaba en la parte de afuera de la casa - si... Bueno... En realidad nunca había visto uno en persona siempre los veía en dibujos o en películas... Y cuando veníamos en el camino ví uno pero estaba muy lejos, dije algo apenada por mi ignorancia, - bueno aquí solo tenemos 3 caballos, 2 yeguas, los otros caballos los vendí... Espero y te guste estos no son finos, ni como los caballos que ves en las películas, dijo Eva mientras íbamos camino al granero, cuando llegamos ví las dos que todos los caballos eran marrones eran lindos pero no eran agradables para algún experto que supiera de caballos, ya que eran de pelaje ordinario no eran caballos exóticos, apresar de no ser lo que esperaba me sentía feliz ya que eran animales lindos y tiernos para mí - tengo que darle agua a otro caballo pero nesecito que vuelvas a la casa o me esperes aquí..., Decía Eva con seriedad - dijiste que solo tenías 5 caballos ¿cuál es ese otro...?, ¿Porque no voy contigo? Le dije inocentemente con tono protestante - Harry... El otro caballo es salvaje y hay que amaestrarlo y no me gustaría que estuvieras cerca ya que es peligroso... ¿Comprendes? ,Decía Eva con tono dulce y comprensible, a lo que respondí mientras abrazaba mi osito - okey la esperaré aqui señora Eva ; -Harry no tienes que decirme así dime abuela ... Dijo mientras sonreía sutilmente - okey abuela Eva dije mientras cubría mi cara con el peluche, la abuela se va hacia el otro lado de la finca y yo por curiosidad la seguí, tal vez fue un error para haber ido, pero para mí no lo fue... Cuando llegó veo un granero más tan pequeño que solo podía caber un caballo, al Cuál llegaron 4 hombres con mi abuela mientras dos entraban al pequeño granero para sacar el caballo los otros dos y la abuela se quedaban afuera, yo me fui acercando más y más hasta que ví que sacaron el caballo el cual se veía alterado ya que brincoteaba y relinchaba sin cesar, me quise acercar aún más pero mientras corría para colocarme detrás de la entrada del granero se me cae mi oso, justo en ese momento el caballo sale corriendo lográndose soltar de los hombres que lo llevaban amarrado, llevándose varias tablas por el medio lo pude ver qué corría hacia mí me dió tanto miedo que cuando apenas mi osito quise salir corriendo pero me tropecé con un escalón, me puse a llorar y a gritar descesperada ya que me había lastimado al caer al suelo, - ¡Harry...! Grito mi abuela descesperada mientras los caballeros que domaban el caballo corrieron para alcanzarlo, puede notar que ellos venían así que me levanté para poder correr, cuando justo al terminar de levantarme veo un muchacho que salió repentinamente detrás de mi colocándose delante y justo en ese momento cuando el caballo está tan cerca se fue deteniendo yo lo ví impresionada ya que era el mismo chico que había visto en el pueblo el que yo pensé que robaría, cuando el caballo se detiene totalmente, veo que muchacho se le acerca a la oreja le dice algo y este se hecha en el suelo, el muchacho viéndome mientras yo lo veía fijamente tocó mi frente y lo últimos que pude ver fue a los caballeros y a mi abuela acercándose a mi al caballo. Pues aquel joven me sostuvo al desvaneserme... Desperté en el cuarto mío acostada en cama, al abrir los ojos ví a mamá y a la abuela viendo fijamente con angustia - Holly... ¿Cómo te sientes? Pregunto la abuela mientras acariciaba mi cabeza, - bien no me duele nada, dije tranquila -abuela ¿quien era ese muchacho... el que detuvo al caballo? Pregunté extrañada - Holly no había ningún muchacho el caballo se detuvo solo, dijo la abuela confundida - mamá... ¿Recuerdas el muchacho que estaba en el pueblo... El que te dije que parecía querer robar? Dije colocando mi mirada hacia mi mamá; -Holly... Hija no había ningún muchacho... No me gusta que inventes cosas..., dice mamá molesta - pero mamá no miento porque no lo ven... Ese muchacho apareció de la nada y se paró delante de mi cuando el caballo empezó a detenerse... Luego... Dije con lágrimas en mis ojos - tocó mi frente y creo que me hizo dormir, - eso absurdo... Dijo mamá molesta Yo sin poder decir más nada ya que todo lo que decía era algo que no se podía creer me quedé callada y Vi como mamá y la abuela sin decir más nada salen de la habitación y se van de la habitación con extremo silencio, sintiéndose tencion en la habitación. Me quedé en la habitación hasta que anocheció, estaba acostada pensado en todo lo que había pasado, y en dónde había dejado mi oso pues no sabía dónde estaba, me sentía triste por mi osito he inquieta, gire mi cuerpo con vista a la pared, la ventana estaba abierta y la luz de luna resplandecía en la habitación, escuché alas aletear una fuerte brisa entro por la ventana que las cortinas se alsaron totalmente haciendo que entrara un gran frío, sentí pasos, luego como si alguien me observará, apreté la almohada por todo el miedo que tenía, sentí un peso en la orilla de la cama y una respiración profunda a mi lado, gire rápidamente y lo ví... Se levantó rápidamente, chocando con la puerta de madera de la venta haciendo que está chocará con la pared, puede ver cómo abrió sus alas mientras montado en la ventana saltaba para elevar su cuerpo al viento, me quedé parada en la ventana viendo cómo desaparecía entre las nubes, estaba tan impactada que encendí la luz de la habitación, cerré la ventana y salí de la habitación corriendo, quería decirle a mamá pero eso implicaría que mamá se molestara conmigo aún más, así que solo entre al cuarto y me acosté a la sigilosamente en un lado de la cama haciendo el mayor silencio sin que ella se diera cuenta
Un guardián en la sombras

Populares

Populares

close 0/500