Bad soulmates (almas gemelas malas)

Cuando algo empieza mal(D)
Esa mañana de verano, mi madre quiso que fuéramos al callejón Diagon para comprar todo lo necesario para la nueva escuela, El Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, lo cierto era que siempre me había hecho ilusión asistir... En más de una ocasión habíamos ido al callejón y ya me conocía varias de las tiendas. Mi madre tenía que hacer algunos recados en zonas a las que no quería que yo fuese ( ahora se porque, pero esto para más adelante) así que me envió a comprar a Olivanders, es la tienda donde todo mago encuentra su varita, o así la describió una vez mi padre... -Nunca falla-me dijo. La suya era... En fin...al final de la varita tenía una serpiente con la boca abierta... No os negaré que era tentadora pero a la vez aterradora... Y teniendo su misma sangre... Bueno ya os podéis imaginar lo que un niño pensaba que le podía tocar jajaja Entré en la tienda y vi en el mostrador a una niña con pelos enmarañados rubios ( más oscuro que el mío) y como al coger aquella varita se iluminó un poco la estancia y el anciano sonreía mientras le decía : - Esa es su varita, no hay duda. Ella sonrió y preguntó por él precio mientras se lo agradecía, el hombre al notar mi presencia me instó a pasar. Yo no solía ser vergonzoso, todo lo contrario pero estábamos solo los tres y era algo nuevo... Y si ninguna varita me quería?¿? Lo último que deseaba era espectadores ante lo que podía ser un chasco total ( nunca reconoceré eso en público...), en fin la niña pagó, dió media vuelta y entonces y solo entonces posó su ojos sobre mí, la vi sonreír ( y quien no ¿? a esa edad ya era un niño muy mono), y sin que lo esperase me saludó: -Hola (y me tendió la mano a la vez que me decía), soy Hermione Granger, supongo que vienes a por tu varita. -Hola, yo soy Draco Malfoy, ( la miré extrañado... Ni un gesto de sorpresa, ni vi interés ante mi apellido. Vaya, esto nunca me había pasado, en el mundo mágico éramos una familia como decirlo, bastante conocida por todos) aunque supongo que eso ya lo sabías- recuerdo que la miré con arrogancia, aún hoy me sale una sonrisa al recordarlo. -Pues... Disculpa pero la verdad que ese nombre y apellidos no me dicen nada, no quiero ser grosera, eres famoso o algo así¿?, bueno es que yo no soy de por aquí, mis padres son de Londres. Amo Londres y sus calles, tiendas y... -Y muggles, pesados y estúpidos corriendo por todas partes, siempre con prisa - noté que me miraba mal, que le pasaba a esa niña rara que no caía ante mis encantos y tampoco opinaba como mi familia y amigos, de donde había salido¿? - Vaya... Llevo en el mundo mágico menos de dos horas y ya me encuentro a alguien que odia lo que son mis padres, estupendo- recuerdo su mirada de desaprobación, sus brazos cruzados y como me contradijo por primera vez- no van con prisa es que la vida no espera a nadie y que sepas que muchos de los hijos de muggles han sido unos de los mejores magos de la historia, lo he leído me he documentado no hablo sin saber como otros. -DISCULPA ¿? ya notaba que eras un poco rarita... Ahora entiendo el porqué-la miraba con mala cara pues mi padre siempre me había dicho que los sangre sucia no eran buena gente... Pensamientos del siglo pasado, lo que te enseñan en casa es lo que en un principio piensas de pequeño, luego ya decides tu que camino tomar. -No entiendo como en pleno siglo XXI sigue habiendo familias tan retrógradas.-y dicho eso pasó por mi lado sin decir nada más y salió de un portazo. -Vaya educación estos sangre sucia e señor Garrick- ya nos conocíamos, era un simpatizante de las familias adineradas. -Señorito Malfoy, ya aguardaba su llegada, entiendo que empieza su primer año en Hogwarts. -Así es y vengo a por mi varita, mmmm cabeza de serpiente? De dragón? Que cree que me tocará? -O mi pequeño mago solo ellas elijen... Yo solo intento ayudar.-recuerdo que tuve un poco de decepción al oírlo pero estaba impaciente por ver la mía. Sacó tres varitas, la primera era negra con detalles plateados, pensé es bonita pero al cogerla algo explotó en la tienda, vaya... Creía que a la primera me escogería... No me solían salir las cosas mal, pero no le di mucha importancia y cogí la segunda, esta era de color madera y negra, sin ningún extra de alarde como la anterior... Ni como la de mi padre... Recuerdo que pensé que esa no sería la mía, yo un Malfoy debería tener algo más... Más, como diría mi padre... En cambio al tocarla la estancia se iluminó y el anciano me dió sus bendiciones, así que la acepté sin más y salí en busca de mi madre, no sin antes pasar por delante de la familia de esa tal Granger que al pasar me sacó la lengua, sonreí mirándola por encima del hombro y vi a sus padres , recuerdo que en casa se lo comenté esa noche a mis padres y mi padre como era de esperar me advirtió que no quería verme cerca de gente así, ni que yo tuviese pensado acercarme, que tontería... Tendremos que esperar para ver qué tiene que decir Hermione de su primer encuentro con el chico... Espero que os guste SM
Bad soulmates (almas gemelas malas)

Populares

Populares

close 0/500